Los libros también quieren mojarse.


tres autores3

Sandra Franco Álvarez (izquierda), Daniel Martín Castellano (centro), Juan Carlos Saavedra (derecha).

En La Puntilla, con la Playa de Las Canteras de fondo, nos encontramos con Juan Carlos Saavedra, Sandra Franco Álvarez y Daniel Martín. Quizá no te suenen sus nombres, pero si le preguntas a tus hijos en edad escolar, es probable que se hayan leído alguno de los libros de estos autores canarios de literatura infantil y juvenil.

Sus novelas, historias y cuentos forman parte de muchas de las bibliotecas escolares de las islas. «Escribir con intensidad y la máxima calidad posible es una de las claves», indica Sandra Franco Álvarez, que lleva dos años consecutivos siendo la autora en su género más vendida en la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria. Por su parte, Juan Carlos Saavedra, nos cuenta que «el alumnado y el profesorado busca situaciones y temas relacionados con nuestro entorno, nuestra cultural y naturaleza. Cada vez más se busca al autor canario, pero no sólo por el hecho de serlo, sino porque es capaz de reflejar nuestra manera de entender la vida». El narrador y escritor Daniel Martín dice que «escribo para divertirme y para provocar que otros se diviertan y se emocionen. Escribo para los niños y niñas y para los adultos que quieran volver a encontrarse con su infancia».

Que sea la Playa de Las Canteras la que una los barrios de residencia de estos autores, La Isleta y Guanarteme, no es una casualidad. El mar y la costa son elementos de la literatura isleña. Y también ha sido una fuente de inspiración para que estos escritores se lancen a promocionar la lectura entre los más jóvenes en la playa, a través de una campaña que ellos mismos han planificado y financiado. La escritora nos dice que «La playa es un lugar de encuentro y de ocio. En ocasiones vemos a muchos padres y madres leyendo, pero a pocos niños. La lectura es un juego que se puede llevar junto con la toalla…». «Así que se nos ocurrió realizar —nos cuenta Saavedra—, un vídeo para distribuir a través de las redes sociales, cartelería para colocar en las librerías y establecimientos y un marcador de libros, proponiendo la lectura de alguno de nuestros libros». «Y si no son nuestros libros que sean los de otros autores; nos da igual, canarios, por supuesto», señaló Martín.

La idea es sencilla: llamar la atención sobre las familias para que los libros se conviertan en un elemento habitual. También dicen que les encantaría que se fuesen sumando más escritores y títulos cada año.

No sé como calificarlos, si románticos, idealistas o «quijotes», pero lo que está claro, es que estos tres escritores están convencidos de que la literatura infantil y juvenil nos hace más inteligentes y sobre todo más felices: es una forma eficaz de conocernos y conocer lo que nos rodea, para así entender mejor por qué suceden las cosas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest