Creo en ti, literatura.


leer a duo-1

Foto: Dueto, Daniel Martín, 2015

Da la casualidad que la semana pasada, me han dicho en dos ocasiones que soy un romántico. No se confundan, estábamos hablando de literatura infantil y juvenil. Será que creo en la honradez de las letras, en la emoción que desprenden los buenos libros, en la imágenes que cautivan y en los mundos imaginarios que no hacen daño.

En la honradez de las letras, porque los escritores y las escritoras erramos igual que acertamos; tenemos la capacidad de volver sobre nuestros pasos, mirarnos detenidamente y apuntalar las emociones que nos conducen de una línea a otra, de la una palabra a otra. La humildad no es una posibilidad; es una compañera obligada en mi viaje al país del nunca jamás.

En la emoción que desprenden los buenos libros, porque la lectura continua me lleva a descubrir como otros se encontraron con el problema y lo resolvieron, o por el contrario, como dejaron pasar la oportunidad. Leer, leer, leer, es la liturgia que me protege y me ayuda a vivir con más intensidad si cabe la literatura.

En las imágenes que cautivan, porque el color, la sensibilidad, la luz, la composición, la escena y el espacio vacío, abren las ventanas que nos permitirán volver a observar, descubriendo detalles que parecían que antes no estaban ahí.

En los mundo imaginarios, porque las palabras que no hacen daño, las que ayudan a construir y las que abrazan los corazones, me deben de acompañar siempre y tengo la responsabilidad de compartirlas.

La literatura es generosa. Si no fuese así, ya hubiese dejado de existir, porque no hubiese necesitado ni lectores, ni escritores, ni narradores, ni ilustradores.

Yo creo en ese tipo de literatura. Será por eso que soy un romántico.

Daniel Martín Castellano

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest